4 Pasos para Convertirse en un Diseñador Gráfico

El  hecho de tener un carrera en el mundo del arte no significa que tengas que ser un artista muerto de hambre. Convertirte en un diseñador gráfico es una carrera creativa viable que te permite expresas tus poderes artísticos y por supuesto pagar tus facturas a fin de mes.

Si eres un diseñador independiente o trabajas en una agencia de publicidad o eres el diseñador exclusivo de una empresa, déjame decirte que se necesita más que “un ojo para el diseño” para tener una exitosa carrera como diseñador gráfico. Y estos son los pasos que debes seguir:

1. Fundamentos de Diseño

Convertirse en un diseñador gráfico requiere de algún conocimiento básico de diseño. Tú querrás  familiarizarte con la historia del diseño gráfico, y sumergirte en aspectos fundamentales como el diseño, la tipografía y el color.

El diseño está en constante evolución, por lo que es también muy útil estar al tanto de las últimas tendencias de diseño que afectan al sector.

2. Los Diferentes Nichos

Algunos diseñadores gráficos pueden trabajar solamente en el campo de diseño impreso como folletos, mientras que otros pueden estar diseñando para el mundo digital. Otros diseñan para productos, esto quiere decir que su arte puede aparecer en todo, desde botellas de gaseosa, libros, tablas de skate hasta revistas y ropa.

Algunos diseñadores se enfocan en una industria en específico, por ejemplo, un diseñador para una empresa farmacéutica puede crear imágenes, así como tablas y gráficos técnicos, en general diseñar la imagen de cada producto médico. Luego están los que diseñan para impresión, digital, web y sitios móviles.

Al pensar en el tipo de nicho que quieres entrar como diseñador gráfico, ten en cuenta los tipos de cosas particulares en las que tienes que especializarte. Dependiendo del lugar de trabajo, esto puede variar.

Recomendado: Cómo Crear un Portafolio Online de Diseño Gráfico

3. El Proceso Creativo y La Estrategia

La mayoría de los clientes no son específicos en torno a lo que quieren cuando contactan con un diseñador gráfico, sólo saben que necesitan un profesional para conseguir eso. Es por esto que tú como diseñador debes ser capaz de mirar los objetivos generales de tu cliente y luego trabajar los conceptos de diseño en base a eso.

Por ejemplo, los clientes pueden no saber que forma o diseño quieren para su logotipo, pero si saben que quieren algo que sea resaltante, agresivo o intenso, tendrás que hacer algo de exploración en el negocio del cliente  y pensar en un diseño que cumpla con sus estándares.

Esto implica un proceso creativo que comienza antes de que realmente la creación de un logotipo o una campaña.

Tendrás que pensar en ideas y encontrar la manera de entregar un diseño que no sólo se ve atractivo, sino que también puede alcanzar los resultados que el cliente desea, ya sea aumentar sus ventas o tener una campaña de branding exitosa.

4. Las Herramientas y Habilidades del Oficio

Tener las herramientas adecuadas para el trabajo es clave, y comienza con tener un ordenador (generalmente iMAC), sobre lo que respecta a software, los diseñadores gráficos deben estar bien versados en múltiples aplicaciones, ya que diferentes clientes utilizarán herramientas diferentes. Tienes que aprender sobre Photoshop, InDesign e Illustrator, los vas a necesitar siempre.

Cierro este artículo diciendo una frase que me gusta mucho y es de un gran diseñador Milton Glaser: “Hay tres respuestas a un trabajo de diseño, si no y WOW! Tu debes aspirar al WOW!